Tag Archive for Universidad de León

La ULE patenta un soporte para estudiar papiros sin dañarlos

Rafael Álvarez Nogal, catedrático del Area de Biología Celular de la Universidad de León (ULE), ha concluido recientemente un proyecto de investigación sobre ‘La memoria escrita: estudio integral de los fondos papirológicos nacionales’ y en la actualidad está inmerso en otra investigación que desarrolla en colaboración con la Universidad Pompeu Fabra y la Compañía de Jesús, sobre ‘La memoria escrita: texto, materialidad y contexto de las colecciones papiráceas españolas’. El hecho de trabajar en contacto directo con papiros egipcios le llevó a buscar la manera de idear un soporte eficaz para la sujeción de estos documentos. Así nació el modelo de utilidad patentado recientemente por la ULE.

Este instrumento permite la observación y caracterización superficial de materiales inorgánicos y orgánicos, a través de la información morfológica del material analizado. A partir de él se producen distintos tipos de señal que se generan desde la muestra y “se utilizan para examinar muchas de sus características, con él se pueden observar los aspectos morfológicos de zonas microscópicas de diversos materiales, además del procesamiento y análisis de las imágenes obtenidas”, explica Álvarez Nogal.

El modelo está formado por dos piezas, una superior con múltiples orificios, que ofrece la posibilidad al usuario de decidir la zona de análisis, y una inferior sin orificios sobre la que se sitúa el papiro, quedando dicha muestra acomodada entre las piezas. En este sentido, señala que los agujeros pueden ser redondos o cuadrados y que las piezas se unen mediante un sistema de sujeción como pinzas pala o clips de fijación, que proporcionan “una buena unión y facilitan el montaje y desmontaje de la misma, además de no dañar el objeto”, explica Nogal quien reconoce que el trabajo de Fin de Grado de la alumna Magdalena Brasas Alonso ha contribuido a la consecución de este logro.

Hasta ahora los papiros se podían estudiar, pero la muestra quedaba dañada o destruida. Con el nuevo procedimiento, los soportes se introducen en la cámara del microscopio electrónico de barrido, donde se realiza el vacío para que un chorro de electrones incida sobre la superficie de la muestra. “Los electrones que rebotan en la superficie metalizada son recogidos, formándose una imagen tridimensional del objeto que queremos estudiar”, puntualiza Álvarez Nogal. En la cámara donde se introduce el material, existe una plataforma donde se sujetan los soportes que contienen las muestras, y desde el exterior se puede seleccionar zonas concretas, desplazando la muestra y jugando con mayor o menor número de aumentos.

La patente de Rafael Álvarez Nogal supone, sin duda, una gran aportación al estudio de los papiros, documentos extremadamente delicados y principales guardianes de la historia. En los próximos meses, el catedrático de Biología Celular de la ULE concluirá el proyecto sobre las colecciones papiráceas españolas en el que participa el profesor Alberto Nodar del Departamento de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra, y cuyo trabajo se ha centrado en papiros de la colección de la Compañía de Jesús en Cataluña. Los primeros resultados de esta investigación, en la que Álvarez Nogal ha contribuido con información filológica e historiográfica, verán la luz a finales de año. Hay que recordar que ambos proyectos de investigación han sido financiados por el Ministerio de Economía y Competitividad, y en la elaboración del primero sobre el estudio integral de los fondos papirológicos nacionales, el catedrático de la ULE contó con la participación de Silvia González, quien en la actualidad trabaja en el Max Planck Institute de Alemania.

Investigadores de la ULE estudian el ADN de las plantas para mejorar su identificación

Ahmed M.M. Elkordy, doctor en Biología por la South Valley University Sohag (Egipto), ha concluido recientemente una estancia de tres meses en la Universidad de León (ULE), a la que llegó gracias a una ayuda concedida por el Campus de Excelencia Triangular E3 ‘Los horizontes del hombre’, (formado por las universidades de León, Burgos y Valladolid), en la que ha estado integrado en el grupo de investigación Taxonomía y conservación de la Biodiversidad (TaCoBi) que coordina la doctora Carmen Acedo Casado.

Ahmed Elkordy, segundo por la izda. y varios integrantes del grupo de investigación TaCoBi de la ULE.

Las ayudas del Campus de Excelencia E3 fueron convocadas con el propósito de estimular la incorporación temporal de docentes, investigadores o profesionales de prestigio, y han permitido el desarrollo de interesantes intercambios de experiencias e ideas con profesores de diversas universidades extranjeras.

En el caso del profesor Elkordy, en el tiempo que ha permanecido en la ULE ha desarrollado un proyecto científico con dos objetivos principales. El primero se ha enmarcado en las actividades de transferencia de investigación que el grupo TaCoBi ha realizado para empresas del sector relacionado con el control de calidad de especies medicinales. Se trata de ayudar a resolver un problema de sanidad pública presente no solo en Egipto sino también en otros muchos otros países, que deriva del uso de las plantas medicinales incorrectamente identificadas, lo que está provocando una creciente preocupación mundial.

El segundo ha consistido en la puesta en marcha de un proyecto para la generación de conocimiento en la familia de los cereales.

Plantas medicinales y código de barras de ADN

Mediante la técnica del código de barras, y estudiando regiones cortas del ADN, se ha trabajado en la detección de las diferencias que existen entre especies próximas, en lo que constituye una herramienta de gran utilidad, ya que aborda la identificación y también el control de calidad de las muestras.

Desde el grupo TaCoBi se explica que “se requiere la selección previa de la mejor combinación de al menos dos marcadores adecuados para varias especies medicinales pertenecientes a familias diferentes (Ejem.: Caryophyllaceae, Lamiaceae, Primulaceae, Rosaceae, Solanaceae, etc.), y mediante la aplicación de los avances sobre código de barras de ADN se contribuye a una mayor seguridad y eficacia de las especies medicinales”.

Hay que destacar que todas las especies objeto de estudio son de importancia considerable en el campo de la salud humana y de amplio uso en Egipto.

El sistema podrá usarse a partir de ahora para garantizar la identidad de las especies, tanto en empresas de herboristería tradicional como para el control de calidad de las especies medicinales empleadas a mayor escala. Además, servirá de solución a los problemas de falsificaciones, e incluso a los problemas de salud derivados de ellas, mejorando de esta forma la calidad de vida de los usuarios.

“Los avances en el estudio del ADN de las plantas son extremadamente útiles para numerosas aplicaciones, -explican desde el Grupo de Investigación TaCoBi- no solo en la identificación de materiales comercializados, sino otras tales como análisis forenses ecológicos, identificación de identificaciones donde hay escasez de conocimientos taxonómicos disponibles e incluso en el descubrimiento de nuevas especies en algunos grupos de plantas”. Todo ello a pesar de que existen grandes desafíos y aún son importantes las dificultades en el uso del código de barras en las plantas. “Por ejemplo, -se señala-, el éxito de la discriminación entre especies de plantas es menor que el encontrado en muchos grupos de animales como peces, pájaros y mariposas”.

Diversidad y filogenia de gramíneas en Egipto

El segundo objetivo de la estancia de Ahmed Elkordy en la ULE ha sido la cooperación en la puesta en marcha de otro proyecto centrado en la generación de conocimiento en la familia de los cereales, las plantas de mayor interés económico y social a nivel global.

Este trabajo pretende cubrir uno de los vacíos existentes en el conocimiento de esta familia en Egipto, por el interés que los parientes silvestres de las plantas domesticadas han despertado en la última década, ya que el potencial económico de los cereales de la familia de las gramíneas es muy alto.

Hay que pensar que, tal y como se señala, “pueden contribuir a incrementar el acceso y conservación de la biodiversidad, y a satisfacer las demandas futuras de la población humana en crecimiento para, por ejemplo, producir más alimentos de calidad en las actuales condiciones cambiantes, mediante agricultura sostenible”.

Es de destacar la resistencia a la sequía, uno de los principales problemas ecológicos en el mundo actual, de las especies que viven en Egipto. Se sabe que este problema ecológico pone en riesgo también a especies silvestres de gramíneas, puesto que avanza más rápidamente que la capacidad de adaptación ecológica de las especies a estos cambios.

Los resultados de la colaboración de Ahmed Elkordy y el grupo de investigación TaCoBi de la ULE van a contribuir sin duda a un mejor conocimiento del comportamiento de este grupo de plantas, y en particular a conocer el reservorio de características que les permiten desarrollarse en condiciones adversas, lo que puede contribuir a la mejora de plantas de interés económico.

Hay que señalar finalmente que Elkordy también ha participado en actividades docentes relacionadas con el Máster Universitario de Estudios Avanzados en Flora y Fauna, en beneficio de la formación de los alumnos de la Universidad de León.

Félix Llamas García, la vicerrectora de Investigación de la ULE Ana Isabel Álvarez, Ahmed Elkordy y Carmen Acedo.

La ULE estrena un biobanco

Silvia Gallo La Universidad de León (ULE) ya dispone de una instalación única, no sólo en Castilla y León, sino también a nivel nacional, perfectamente preparada para el almacenamiento seguro de muestras biológicas. Se trata del Biobanco, que acaba de finalizar su equipamiento para prestar sus servicios, en un principio a los investigadores de la institución académica, aunque no se descarta tampoco la posibilidad de poder dar este servicio a terceros.

El Biobanco es una infraestructura de apoyo a la investigación que está pensada para el almacenamiento de muestras, fundamentalmente de las áreas de biomedicina y reproducción. Consta de dos módulos esenciales, uno primero que es el laboratorio de almacenamiento a 80 grados bajo cero, destinado especialmente a los biomateriales vegetales o muestras de origen vegetal, así como plasmas; por otro lado, el almacenamiento de células que intervienen en líneas de investigación de biomedicina y las destinadas a reproducción, tales como semen y embriones, se almacenan también en este laboratorio a 190 grados bajo cero con nitrógeno líquido.

Entre las muestras que es posible almacenar no se encuentran muestras humanas ya que para que esto fuera posible, habría que cumplir unos requisitos legales y unas exigencias concretas que tampoco se han contemplado porque no era la finalidad del Biobanco. De cualquier forma, se está planteando la posibilidad de poder colaborar con alguna entidad del entorno que trabaja con muestras humanas, aunque por el momento no se contempla esta alternativa.

ICAL279840

Proyectos inmediatos

El primer objetivo del Biobanco es atender las necesidades y demandas que tienen los investigadores de la ULE, dado que hasta el momento cada grupo de investigación tenía su pequeño tanque para almacenar las muestras, aunque en algún caso estas se han perdido, en especial durante los meses de más calor. “La idea era responder a esas necesidades, de manera que la gente pudiera liberarse de esa carga”, añade De Paz.