Netflix se pone firme contra las contraseñas prestadas

La contraseña compartida de Netflix es historia. La plataforma de contenido audiovisual está explorando la posibilidad de aumentar las restricciones para impedir que los usuarios compartan sus contraseñas. Así lo están afirmando muchos de ellos en las redes sociales, donde han señalado como el uso cotidiano de este surtidor de películas y series exige nuevas formas de verificación a los usuarios.


Los clientes de Netflix pagan una cuota gracias a la cual pueden acceder a sus contenidos en varios dispositivos diferentes. Esta necesaria multiplicidad de accesos es aprovechada por algunos pillastres, que le facilitan a sus amigos o familiares la clave del Netflix, de manera que varias personas pueden disfrutar de estos audiovisuales sin apoquinar.


Pues bien: Netflix ha decidido ponerse firme y, según informan en las redes, está haciendo pruebas para acabar con esta total falta de respecto para con la multinacional que ha convertido el salón de nuestras casas en el templo de la religión en auge, la de las series.


De acuerdo con algunas informaciones, la plataforma se vale de la ubicación de los dispositivos para concluir que no todos los que acceden mediante el mismo nombre de usuario y contraseña pertenecen a la misma unidad familiar. #Chorprecha


Mellar de esta manera los legítimos beneficios de Netflix va a empezar a ser más complicado. Las consecuencias de este inminente drama social pueden ser escandalosas. Netflix, al igual que otros sistemas de distribución de contenido audiovisual, ha llegado para quedarse. Pero, por desgracia, le empieza a parecer conveniente que todos los que la usan paguen.

Entradas relacionadas

Deja un comentario