De Valladolid a Marte

La Universidad de Valladolid (UVa) colabora con el diseño y la tecnología del instrumento ‘Supercam’ en la Misión Mars2020 de NASA, que depositará previsiblemente el 18 de febrero sobre la superficie de Marte el vehículo robotizado más grande y sofisticado desarrollado hasta la fecha, denominado ‘Perseverance’ .

El vehículo cuenta con un conjunto de siete instrumentos científicos a bordo con los que se pretende mejorar el conocimiento sobre varias de las cuestiones clave que motivaron el esfuerzo humano que se realiza en las últimas décadas para explorar el sistema solar y en particular, Marte.

Uno de estos instrumentos que lleva en el mástil es el ‘Supercam,’ una herramienta cuyo complejo sistema de calibración fue dirigido y desarrollado en la Universidad de Valladolid, concretamente por el equipo que dirige el investigador de la UVa Fernando Rull, en la sede de la Unidad Asociada UVa-CSIC al Centro de Astrobiología ubicada en el Edificio INDITI en el Parque Tecnológico de Boecillo.
“El aterrizaje del rover ‘Perseverance’ en Marte es trascendental porque una de sus misiones es la búsqueda de posibles trazas de vida, sobre todo pasada, en el planeta rojo”, indicó la UVA.

La evidencia de que posibles compuestos orgánicos que se detecten tengan origen biológico representaría un descubrimiento de “extraordinaria” importancia para la humanidad, ya que esta evidencia hablaría de quela forma de vida en la Tierra no es la única posible en el Universo, ni siquiera en el sistema solar, según la UVa.

Además y relacionada con ésta, indagará en la historia geológica comparada Tierra-Marte y su evolución a lo largo del tiempo, con especial interés en al papel que ha jugado el agua, ya que “en la Tierra ha sido crucial”.
Este instrumento Supercam, diseñado en la UVA, consiste en una combinación de técnicas espectroscópicas y de imagen, situadas en la parte superior del mástil con las que es posible observar a distancia las rocas y la superficie marcianas y establecer su composición química y mineralógica poniendo en su contexto los análisis mediante imágenes del mismo punto de observación.
Supercam consta de tres unidades esenciales: los espectrómetros y electrónica de control, desarrollados y liderados por el laboratorio de Los Álamos, a su vez, líder del instrumento. Con la colaboración del Instituto IRAP en Toulouse, que desarrolla el láser y toda la óptica de emisión y colección y con la colaboración de la Universidad de Valladolid que desarrolla el sistema de calibración del instrumento.
“Al ser Supercam un conjunto de técnicas de análisis químico y estructural de los materiales integradas en un solo instrumento, su calibración representa retos de tipo científico y técnico nuevos hasta ahora. Tradicionalmente cada instrumento lleva su sistema de calibración asociado, para que los datos obtenidos sean fiables”, señaló la UVa.
Este desafío implicó el diseño y desarrollo de un complejo sistema de calibración compuesto por 28 muestras bajo la forma de discos de un centímetro de diámetro con composición química y estructura molecular precisamente controladas dispuestas en un soporte que va montado en el exterior de ‘Perseverance’.

El desarrollo de tal sistema ha sido fruto del esfuerzo de un gran número de personas, no solo de la Universidad de Valladolid. Las Universidades del País Vasco, Málaga y Complutense de Madrid con las que se estableció un consorcio, participaron activamente en el desarrollo y en la ciencia asociada del sistema de calibración. También lo hicieron investigadores de Francia (Toulouse y Paris), Dinamarca y Canadá.

Además, según significó la UVA, se tuvo un importante soporte técnico desde INTA y una estrecha colaboración con la industria española especializada, en este caso la empresa AVS de Elgoibar (Vizcaya), encargada del diseño ingenieril y fabricación del soporte.

“Su desarrollo, ha representado uno de los mayores desafíos técnicos, sobre todo, en la forma de fijar todas las muestras al soporte ya que, por su posición en el ‘rover’, han de soportar variaciones extremas de temperatura y enormes niveles de vibración y choque mecánico”, destacó.
El equipo de la UVA también participa en la operación y la ciencia derivada de la misión. Para ello, entre otros aspectos, que incluyen técnicas de tratamiento de datos espectrales, se ha desarrollado un simulador de la operación de Supercam para replicar experimentos en tierra y contribuir a la mejor interpretación de los datos obtenidos durante la operación de ‘Perseverance’ en la superficie marciana.

Entradas relacionadas

Deja un comentario